cine (353) deportes (288) musica (251) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (67) economia (43) documentales (28) tv (25) curiosidades (23) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

miércoles, 8 de junio de 2011

El dilema de cómo mejorar

Dedicada la parte en negritas al amigo veigaman. Por Johan Cruyff. Tomado de elperiodico.com

Lunes, 6 de junio - 00:00h.



Ganas los dos títulos grandes, Liga y Champions. Y además llegaste a la final de Copa. Rendimiento en mano, temporada excelente. En lo futbolístico, además, rozaste también la excelencia. Ya no por el número de partidos jugados al nivel de la final de la Champions, sino por la sensación que deja este equipo. Para mí, ha sido mejor, por más fuerte, más sólido y más competitivo, que el de los dos primeros años con Guardiola.

No ha habido triplete porque te las viste con un potentísimo Madrid, pero por el camino has dejado varios récords, como el número de victorias fuera de casa o el número de partidos invicto. Récords que en sí mismos no dan nada, pero que refuerzan la sensación de que la tercera versión del Barça de Guardiola supera las anteriores, por más triplete y 6 de 6 que firmara en su día. Dicho esto, ¿cómo mejoras lo presente? ¿Fichas poco o mucho? ¿Y qué fichas? ¿Titulares o complementos de los titulares? Y de los que ya tienes, ¿te quedas con todos para ampliar la plantilla? Si el único pero a este equipo es el llamado fondo de armario, de aquí no saldría ninguno.

Antes de que arranque la próxima temporada ya sabes algunas cosas de lo que te espera. De entrada, que los dos partidos de Supercopa serán mayúsculos. Contra el Madrid de Mourinho, nada que ver con la exigencia de los que jugaste con el Athletic o el Sevilla; que la Supercopa de Europa será ante el Oporto, mucho mejor que el Shakhtar Donetsk en su día; y que en diciembre te toca ir de excursión y añadir dos partidos del Mundial de Clubs. Y el resto de la temporada, igual que esta: un durísimo cara a cara con el Madrid en la Liga, en la semifinal o la final de la Copa y otro tanto en la Champions. Este es el planteamiento que debes hacerte.

Tú ya tienes el equipo, pero al Madrid le falta muy poco para dar con el equipo. Fuera del campo su conducta ha dejado mucho que desear, pero dentro ha subido como la espuma: semifinal de Champions, título de Copa y papel más que digno en la Liga excepto dos pájaras ante el Sporting y el Zaragoza y, sobre todo, el no haber ganado uno de los dos duelos directos al Barça. Solo hay dos en la Liga, pero el año que viene volverán a ser fundamentales.

Más jugadores referencia

Sabes también que llega una fase concreta, tres o cuatro semanas, en la que todo coincide, te lo juegas todo y el equipo llega bajo, no de conceptos, sino de gasolina. Por más buenos que sean -que lo son- los jugadores del Barça, llega un momento en que acusan la carga de partidos. Y por ahí tendrás que pasar de 11-12 a 15-16 el núcleo de jugadores-referencia. Y esto significa traer jugadores importantes, no solo para aumentar la competitividad de los presentes, sino para tener lo que te faltó en su día: la garantía de mover piezas, dar aire a más de uno, sin que el tono general decaiga.

¿Cuáles son las necesidades del equipo? ¿Uno por línea? Quizá no. Atrás has comprobado que Mascherano y Abidal pueden ejercer de centrales. No es su posición natural, pero por ahí tienes a dos con rendimiento y encima contentos por jugar y participar. Y es de esperar que Puyol regrese bien de su rodilla. Si sumas a Piqué y a Fontàs, la lista de centrales es larga. ¿Delanteros? No es fácil ir a buscar uno con este Messi en tus filas. Porque este Messi lo abarca todo, su radio de acción es de muchísimos metros. Y como no encaje con el argentino, por bueno que sea el que venga, fracasará. Lo que fue un pinchazo (Ibrahimovic), ahora es una lección aprendida. ¿Centrocampistas? Si el elegido es Cesc, un titular en potencia, habrá cuatro tipos (Busquets, Xavi, Iniesta, Cesc) para tres puestos, lo que significa que todos jugarán muchos partidos. ¿Mascherano? Uno con suerte: puede jugar en dos líneas.

La pregunta clave: ¿Y si el presupuesto no da para todo lo que quieren los técnicos? Aprovecha tu fábrica de jugadores. La cantera está para alimentar al primer equipo. Con excedentes, está también para hacer caja. Vende algún joven. El que veas que difícilmente jugará. Y nada de monedas de cambio: ventas puras y duras para sacar el máximo beneficio. Solo en el caso de efectivos del B que aún no estén en el primer equipo te reservarás una opción de recompra. Así ganarás tiempo para subirles, experiencia para el jugador y sacarás un beneficio. No vendas al joven singular, en una demarcación singular (tipo Deulofeu,extremo puro y duro), pero con la lista de centrocampistas que hay, tengo claro que no hay sitio para todos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario