cine (348) deportes (288) musica (251) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (67) economia (43) documentales (28) tv (25) curiosidades (23) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

miércoles, 11 de julio de 2012

Wasting Light - Foo Fighters (2011)

Han pasado unos cuantos meses desde que hice la última reseña de un disco, en aquel entonces fue Black Gives Way to Blue del regreso de Alice in Chains... lo que guarda ciertas similitudes en mi apreciación personal con Wasting Light de los Foo Fighters: son grunge (bueno, de ese movimiento más localista que musical) y ambos son un retorno... si, un retorno porque al fin la banda de Dave Gröhl saca un disco con la solidez y fuerza de la joya The Colour and The Shape.

Había perdido la esperanza de que algo así ocurriera. Son 4 los discos de la banda entre el de 1997 y éste de 2011 que han rodado por allí, con éxito, no hay que negarlo, con unas cuantas buenas canciones. Pero sólo hasta allí. Un esfuerzo como aquel no lo habían alcanzado nuevamente... hasta ahora.

La magia para que un disco sea considerado genial no está en sus canciones más famosas, los sencillos, está en que todo el disco funcione de forma pareja y eso depende de las canciones "menos populares". Puedes sacar 20 discos con un par de buenas canciones y mucho relleno, pero un disco completo sin baches no es tan sencillo. Wasting Light es eso.

Me alegro por Gröhl y los suyos, ser capaces de volver a tocar su propio techo es algo que no le pasa a todas las bandas y que pudiera confirmar su estatus de mega banda, tal vez la última que apareció en el deprimido panorama musical. 


Son 5 los sencillos hasta ahora: Rope, Walk, Arlandria, The Days y Bridge Burning, éste último lanzado este 5 de junio, más de un año después del lanzamiento del disco... no les extrañe que salga algún otro, aún queda mucho material allí explotable comercialmente.


miércoles, 4 de julio de 2012

House (2004-2012) 8/10

Si, ya lo se, un poco tarde. Parece irónico recomendar una serie de 8 temporadas justo cuando acaba de finalizar la última, pero más vale tarde que nunca.

Desde E.R. y por razones personales, había estado alejado de las series médicas, sin embargo con House fue tanta la insistencia de varios amigos, en especial de nuestro colaborador veigaman, que no me pude resistir más y aquí estoy, bien enganchado.

Muchos lo conocen, si no básicamente necesitan saber de House que es una serie televisiva basada en un médico (genio, adicto y un largo etc.) encargado de un equipo de diagnóstico cuya personalidad se convierte en el gran atractivo, un tipo que ha hecho del sarcasmo un modo de vida. Si no les gusta el sarcasmo (ya no deberían estar leyendo este blog) ni se asomen. Pero a pesar de lo odioso que resulta ser es capaz de causar simpatía en la gente por su humor negro y comportamiento infantil.

Hugh Laurie, el protagonista y en el papel de su vida, es inglés. Cuando lo escuchen hablar en la serie y fuera de la serie se darán cuenta del excelente trabajo que ha hecho con el acento.

Otro dato interesante son las similitudes entre el personaje de House y Sherlock Holmes. Resulta ser que el creador, David Shore, es fanático del detective inglés y coló características de éste en el personaje del médico. Es más, se podría decir que el Dr. Wilson (mejor amigo de House en la serie) tiene ciertos paralelismos con el Dr. Watson.

En definitiva, véanla si ya no lo han hecho. Las series se ven mejor por temporada y capítulo tras capítulo. Más info en imdb.com y wikipedia.