cine (353) deportes (288) musica (251) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (67) economia (43) documentales (28) tv (25) curiosidades (23) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

martes, 29 de diciembre de 2009

The Wackness (2008), Lymelife (2008) y Adventureland (2009)

Por primera vez haré la reseña de tres películas en la misma entrada debido a que son muy similares: giran en torno a tres jóvenes que tienen que lidiar con sus problemas familiares y los suyos propios en la difícil edad en la que ya no eres un niño ni un hombre aún. Las tres son muy naturales, se podría decir creíbles, nada de cosas extrañas, tres simples dramas que les pueden ocurrir a cualquiera.



Cabe destacar que cada una está ambientada en una década diferente, The Wackness en los 90s, Adventureland en los 80s y Lymelife en los 70s. Es curioso ver que las cosas, según los respectivos autores, en esencia no han cambiado mucho para la familia americana: como influye el dinero y los problemas laborales en sus vidas, el aislamiento de los jóvenes, las infidelidades de los padres, etc. es decir, el sueño americano venido a menos.


Los protagonistas son siempre jóvenes a punto de graduarse en familias más o menos disfuncionales y que no han tenido aun su primer amor, es allí, discretamente, en donde está la motivación de estas tres piezas: el primer amor, la primera relación, con un entorno familiar no necesariamente el mejor.


Las tres películas están muy bien hechas, tienen sólidas actuaciones y hay un capítulo especial en lo que se refiere a la música en dos de ellas. The Wackness se basa en el hip hop de mediados de los 90s y al final colocan la mejor canción que pudieron colocar en ese momento, All The Young Dudes de David Bowie y Adventureland tiene un soundtrack con una buena combinación de música de los 70s y 80s.

Hay poco más que decir, las tres son entretenidas, interesantes y valen la pena verlas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario