cine (348) deportes (288) musica (251) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (67) economia (43) documentales (28) tv (25) curiosidades (23) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

sábado, 19 de octubre de 2013

Desde la Tribuna - Gol es gol, el resto es bla bla bla.

por Veigaman

El fútbol tiene diferentes interpretaciones, puntos de vista, connotaciones y formas de verlo dependiendo de la cultura futbolística de cada uno y más hoy día con tantas estadísticas (la mayoría frívolas a mi entender) e intereses económicos de federaciones, clubs, representantes y marcas comerciales y por ende cada día somos testigos de entrenadores mediáticos-teóricos que nunca vivieron un vestuario, periodistas que son juez y parte que no mantienen viva la historia del fútbol porque no les interesa, aficionados pasteleros que ven fútbol cada cuatro años o cuando juega la Vinotinto, nuestra Vinotinto.

Sigo pensando que el fútbol es sencillo en su esencia y que todo está dicho y descubierto. En mi opinión, al fútbol se juega como se siente y se entrena día a día por lo tanto si no hay pasión en el jugador y equipo y se entrena mal se obtendrán malos resultados. El fútbol es el juego de las pequeñas sociedades que cuando funcionan producen una gran corporación que se traduce en el buen funcionamiento de un equipo en términos de juego y resultados, en otras palabras decimos que sabe a lo que juega como por ejemplo el Atlético de Madrid de hoy en día. Los centrales rojiblancos (Godin y Miranda) se complementan uno al otro, forman pareja o sociedad sólida en el eje de la defensa. Arda por la izquierda con Filipe Luis forman una sociedad sólida por esa banda donde el lateral busca al mediocampista y después de darle el balón sigue llevándose la marca dándole el chance a Arda de meterle el pase, lanzar la diagonal, buscar el pase o una pared con Diego Costa (formando otra sociedad) y así sucesivamente, dando como resultado que el Atlético sea un equipo duro y que sabe a lo que juega. 

El fútbol también es un deporte de querer, poder y saber individual y colectivo. Hay jugadores como Özil y Riquelme, que saben mucho, mucho de verdad y también pueden pero a veces parecen que no quieren y por esos son intermitentes y aparecen cuando el partido se complica porque se les activa el chip. Por el contrario, otros como Michel Salgado querían, podían y con eso compensaban su no saber natural y así pudiésemos seguir nombrando más casos de jugadores y equipos.

Pero hay una cosa que en el fútbol es una verdad como una casa y que independientemente del paladar de todos y las polémicas es el valor de tener gol. Cuando un equipo tiene gol, es capaz de jugar mal y ganar, de levantar partidos y de hacer sentir peligro permanentemente a sus rivales. Por eso, Argentina clasificó en las eliminatorias, tiene a Messi, Higuaín, Agüero, Palacio, Di María... También por eso clasificó Colombia, tiene a Falcao, Jackson Martinez, Teofilo Gutierrez... También Chile y Ecuador (en menor medida) con Alexis Sánchez, Vargas y el Chucho Benítez. Y por eso Uruguay va a la repesca porque tienen a Luis Suárez, Cavani, Forlan. Y por esto Venezuela no va y no podía ir. Nuestra Vinotinto no tenia gol, lo que queda reflejado en los goles anotados y en que no tenemos, en mi opinión, goleadores como los otros equipos. Podemos decir que en estas eliminatorias hubo ilusión, ánimo y más cosas por el estilo pero al final Venezuela no podía clasificar y el resto es bla bla bla. 

Dicho esto, añado que no me gusta César Farías pero me parece injusto pedirle a Farías lo que no se le pide a Luis Sojo o al Che García. Ojalá hubiésemos clasificado pero no se podía y concluyo con una preguntas a los panas ubiaganos, ¿Cuántos puntos hubiésemos sacado si las eliminatoria fuesen en 2 grupos, en un mes como eran en los 80, donde había que jugar sin parar y seguido?. Creo que ahí se notara más la falta de profundidad y las carencias que tenemos ahora y que tuvimos en ese entonces.