cine (353) deportes (288) musica (251) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (67) economia (43) documentales (28) tv (25) curiosidades (23) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

jueves, 21 de enero de 2010

Grosse Pointe Blank (1997)


John Cusack es un tipo que me cae bien. Tiene una carrera ya bastante dilatada (para sólo tener 44 años) en la que cuenta con una cantidad respetable de buenas películas en las cuales ha venido empleando su particular forma de afrontar los papeles. Es interesante como desde Sixteen Candles (la película más vieja de él que he visto y segunda de su carrera) hasta 2012 (en la que no tiene que actuar mucho) ha venido siendo el tipo relativamente "normal", más bien un poco freaky, al que las circunstancias de la vida lo ha llevado a afrontar cosas inesperadas. Es el anti-héroe por excelencia de Hollywood. Su forma de hablar un tanto atropellada, su falta de seguridad, su extraña simpatía y humor negro lo han acompañado siempre en sus papeles. ¿Será Cusack en la vida real así? No lo sabemos porque otra de las cosas buenas de este tipo es que se mantiene alejado de todo el barullo de las estrellas. Para terminar con él, pienso que aún no ha tenido el papel de su vida.

Recientemente tuve el agrado de ver Grosse Pointe Blank, película que extrañamente había pasado por debajo de mi radar y que ahora al haberla visto recomiendo ampliamente.

Es una película de acción entretenida, con cierto toque de humor negro, en la que Cusack encarna a un asesino a sueldo que prácticamente desapareció del mapa al salir del High School y se encuentra con el dilema de volver a su pueblo natal y asistir a una reunión de ex alumnos. Su mayor motivación será visitar a su ex novia, encarnada por Minnie Driver quien para ese momento tenía un programa de radio en la estación local con un especial dedicado a los 80s. De aquí surge otro de los atractivos de la película, el soundtrack. Además de contener unas cuantas buenas canciones populares de esa época tiene unos toques de Ska a los que no estoy acostumbrado y que resultaron ser muy buenos.

Los diálogos son excelentes, me gustaron mucho en particular los que Cusack sostiene con Dan Aykroyd, otro asesino a sueldo.

Si la consiguen no se la pierda, de seguro les gustará. Más info en imdb.com.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario